viernes, 23 de junio de 2017

Vinos Orgánicos versus Biodinámicos...

Los conceptos de "vino orgánico" y "vino biodinámico" son dos términos que se escuchan y se leen cada vez con más frecuencia en nuestros días, pero la realidad indica que son técnicas de cultivo y elaboración mucho más antiguas de lo que nos imaginamos, y hasta en algunos casos se podría hablar de todo un modo de vida por parte de sus productores.
 
¿Cómo se hace un vino orgánico y uno biodinámico? ¿Qué los distingue de los demás vinos? ¿Son mejores, hay diferencias de calidad?

En esta nota vamos a describir sintéticamente estas dos maneras de realizar vinos y sus resultados, ya que hacerlo en forma detallada nos podría llevar tranquilamente todo un libro, sobre todo por la biodinámica.

Entonces, vamos a comenzar por lo más sencillo entre ambos: Los vinos orgánicos. Dentro de este mismo concepto, establezcamos tres escalas diferentes:
                              A) viñedo orgánico, B) vino orgánico, C) certificación orgánica.

A) Para que un viñedo sea considerado orgánico debe carecer totalmente de tratamientos con pesticidas, herbicidas, fertilizantes, antibióticos y cualquier otro producto sintético y/o tóxico. También está prohibido utilizar máquinas cosechadoras y tractores que dañen la planta o el fruto. En cambio, se prioriza el uso de productos naturales como el estiércol o el compost, y el suelo es protegido con coberturas vegetales, siendo trabajado el viñedo en forma manual. En el caso de existir enfermedades en las vides, se utilizan exclusivamente productos permitidos, como por ejemplo el caldo bordelés (cal, sulfato de cobre y agua). Hasta aquí, tendríamos un viñedo orgánico, pero si lo que queremos lograr es un vino orgánico, debemos cumplir también con las reglas de elaboración.

B) Está prohibido (a modo de resumen) utilizar uva dañada o alterada, sistemas de vendimia violentos (máquinas), clarificar con tanino o caseína, prensados y estrujados excesivos, procesos térmicos sin autorización, acidez volátil superior a 0,70 gramos por litro, no utilizar tapones de corcho natural entero. Por otra parte, están permitidas y autorizadas el resto de las prácticas comunes para la vinificación y guarda de los vinos, con determinados parámetros de regulación en el caso de productos agregados (ejemplo: levaduras, soluciones sulfurosas). Cumpliendo dichas reglas, ahora sí tendríamos nuestro vino orgánico. Pero faltaría certificarlo.

 C) Podemos colocar en la etiqueta de nuestro vino que el mismo está elaborado bajo normas orgánicas, pero de allí a la certificación hay una brecha. Para que el producto logre esa distinción, los organismos oficiales certificadores van a controlar todos los procedimientos en el viñedo y en la bodega, cerciorándose que los mismos son cuidados y sostenidos en el tiempo. Llegado el caso de que los entes certificadores comprueben que las acciones seguidas se encuadran dentro de la normativa, el viñedo y el vino obtendrán la certificación oficial orgánica. Este proceso demanda unos años.

Ahora bien: ¿Estos vinos son mejores gustativamente hablando que los elaborados tradicionalmente? No. ¿Son peores? No. ¿Son distinguibles en una cata a ciegas? No, o muy difícilmente. ¿Entonces? La diferencia radica en un estilo de producción, mucho más respetuoso con la materia prima y con el medio ambiente, más "limpio", no agresivo. Y teniendo en cuenta las restricciones de agregados químicos, podríamos llegar a decir que hasta más sano. Y, generalmente, más caros.

Pero si hablamos de vinos biodinámicos...aquí la cuestión es mucho más profunda. Además de todo lo anterior, entran en juego los signos del zodiaco, las fases de la luna, el sol, preparados especiales enterrados dentro de cuernos de vaca, la homeopatía, los ciclos biológicos, etc, etc. La biodinámica es una ciencia en sí misma. Es lo ultra-natural llevado a su máxima expresión. Se la suele calificar como una rama de lo orgánico, mucho más restrictiva y puntillosa.

La biodinamia nace en Alemania en la década de 1920, de la mano del filósofo y escritor austriaco Rudolf Steiner. Luego de muchos años de estudio y perfeccionamiento, sus bases se fundamentan en regirse por el calendario lunar para realizar todas las labores en el viñedo y en la bodega, estudiar la posición de los demás astros para comprender y regular los procedimientos, las ondas de frecuencias energéticas, trabajar sólo con compuestos orgánicos y naturales, respetar las fases solares, entender la viña como un microcosmos dentro de otro, que es el planeta, que a su vez está inmerso en el macrocosmos, y que todo funciona interactuando como un gran ciclo de vida.

Se trabaja el suelo con preparados especiales naturales, como por ejemplo estiércol enterrado dentro de un cuerno de vaca durante toda una estación, hasta el solsticio, donde se desentierra para proveer al terreno de la inmensa cantidad de microorganismos generados. Se usan también preparados especiales a base de cuarzo molido, lo cuál beneficia tremendamente la fotosíntesis, plantas medicinales y homeopáticas para prevenir y curar plagas o enfermedades, y todo regido fundamentalmente por la luna, ya que cuando la luna está en creciente, así como influye sobre las mareas, también lo hace sobre los fluidos, como la savia de las plantas.

Así, por ejemplo, se recomienda podar con la luna en menguante, puesto que la savia no fluye con tanta fuerza y la planta cicatriza más rápido. Pero la biodinamia va más allá aún: todos los productos utilizados deben tener un origen natural, no fabricado, y la bodega debe ser autosuficiente. Entonces eso demanda la cría de animales para abastecerse de alimentos (leche, huevos, carnes) y de estiércol para los preparados, de plantaciones para darle de comer a esos animales y a las personas, etc. En resumen, todo un estilo de vida. A tal punto, que aquellos que se encuentran en la vereda de enfrente, catalogan a la biodinamia como algo esotérico.
Dentro de la bodega, las normativas son tan estrictas como en el viñedo, evitando el uso de bombas, aditivos y coadyuvantes de todo tipo y color. Y por supuesto, lograr una certificación oficial biodinámica lleva todo un largo periodo de trabajo y profunda dedicación. Por último, las mismas preguntas que para los vinos orgánicos: ¿Estos vinos son mejores gustativamente hablando que los elaborados tradicionalmente? Probablemente si. Resultan con una concentración natural sorprendente, a causa de los extremos cuidados brindados. ¿Son distinguibles en una cata a ciegas? Muy posiblemente, no siempre.
Las bodegas que aplican la biodinamia en Argentina (por ejemplo Colomé en Salta, Noemía y Chacra en Río Negro) poseen vinos fueras de serie, ante lo cual, si nos vamos a guiar por los resultados, su filosofía es muy exitosa. Igualmente, alrededor del mundo hay vinos biodinámicos muy buenos, buenos, y de los no tan buenos; tal como sucede con los vinos elaborados tradicionalmente. Pero la biodinamia, conceptualmente, es un modo de entender la vida y la interrelación de todas las criaturas con el medio y el cosmos, va mucho más lejos de que si un vino es más rico que otro.


Por Diego Di Giacomo
http://www.devinosyvides.com.ar
Sommelier - Miembro de la Asociación Mundial de Periodistas y Escritores de Vinos y Licores
Fuente: www.devinosyvides.com.ar/nota/187-como-son-los-vinos-organicos-y-los-vinos-biodinamicos


Infrormación tomada de: 
http://www.anbariloche.com.ar/noticias/2012/12/16/33055-como-son-los-vinos-organicos-y-los-vinos-biodinamicos


sábado, 29 de abril de 2017

Bodega Septima...







Bodega Séptima, se encuentra ubicada en la provincia de Mendoza, Argentina, con sus fincas en la zona de Agrelo, al pie de la Cordillera de los Andes, proponiendo una amplia variedad de vinos y espumosos argentinos.

Su arquitectura, el estilo de la construcción, los materiales empleados y la disposición de los espacios hacen del lugar un referente indiscutido entre las bodegas mendocinas de la última etapa de la vitivinicultura argentina.

La bodega ocupa un área de 5500 m2 y cuenta con una capacidad de 3.000.000 de botellas.

Bodega Séptima, con más de 150 hectareas plantadas y con equilibrados niveles de producción, ofrece una amplia gama de productos para el amante del buen vino y de los exquisitos espumosos.

Su principal objetivo es ser  una bodega distintiva por su historia y calidad enológica, su elegancia en las acciones, su excelente relación precio/calidad en cada una de las categorías que compite, y estar entre los 20 principales exportadores de la Argentina.


Bodega Septima.

Pertenece al grupo Codorníu familia de viticultores desde el siglo XVI, pioneros en la industria del cava, elaborando su primera botella al aplicar método tradicional con la combinación tradicional de las variedades Macabeo, Xarello y Parellada. 

La experiencia acumulada a lo largo de tantos años es la filosofía que orienta a la empresa tanto en España como en Argentina y Estados Unidos  donde el grupo posee propiedades.
Codorníu es la historia del cava. 

Bodega Séptima dispone de una variedad importante de vinos tranquilos,  donde su Enologa,  la Sra. Paula Borgo presenta desde su tope de línea Gran Reserva en tres versiones: -Blend (Malbec, Cabernet S y Tannat) -Malbec  y  -Cabernet  Sauvignon.   Adicionalmente dispone de "Séptima Obra", "Séptima varietale" y sus "cosechas tardías", dejando por ultimo y no menos importantes la serie de espumosos "María Codorníu" y que actualmente se  consigue en Venezuela.

María Codorníu nace en el año 2003 y es la línea de espumosos "ultra premium" de Bodega Séptima.    Es un vino espumoso elegante, 100% elaborado con uva Chardonnay del Valle de Uco, fermentado el 40% en barrica de roble americana.  Su cosecha es manual a muy tempranas horas de la mañana. Su elaboración es por el método tradicional y la segunda fermentación en botella es por 12 meses mínimo.    
Sus aromas y sabores corresponden a manzana verde, vainilla y tostados.  Es cremoso, frutado, complejo y completo.
María. Codorníu Sur. Brut.


Se habla de la Versión aristocrática de los espumosos argentinos.


Solo te invito a buscar uno de sus vinos y disfrutarlo.  



¡Salud!

Vicente A. González H. 
Sommelier. 
Academia de Sommelier de Venezuela. 



domingo, 9 de abril de 2017

Sauvignon Blanc o Fumé Blanc ?...






Seguramente nos hemos encontrado en los anaqueles vinos que llevan por nombre "Sauvignon Blanc Fumé" o incluso solo la palabra "Fumé Blanc".




Este tema seguramente es causa de confusión pero es bueno dejar claro que si hay diferencias entre estos dos vinos aunque se realizan a partir de la misma uva.  




Para comenzar a distinguir entre éstos dos términos  debemos decir que  el  Sauvignon Blanc, es una cepa originaria del valle de Loire y Bordeaux en Francia  siendo conocida por ser muy adaptable a los distintos terruños. 






Esta uva es de gran tradición en Francia y se ha trabajado con ella durante décadas, se elaboran vinos de gran cuerpo, muy aromáticos, frescos y generalmente se utiliza como mono varietal, pero puede ser mezclada con Semillón para obtener vinos elegantes.  
Existen dos denominaciones principalmente que cultivan esta uva: (*Sancerre y *Pouilly-Fumé). Los vinos que se producen aquí son los que marcan la pauta a seguir para el resto del mundo: de una altísima expresión.  La otra denominación con viñedos de uvas sauvignon Blanc es Bordeaux.  En el área de *Graves se producen vinos blancos secos, mientras que en *Sauternes y *Barsac  es acompañada de la cepa blanca semillón se elaboran vinos dulces.

Sauvignon Blanc
  
Es importante comentar lo siguiente, para el viejo mundo (Europa) la manera de presentación del Sauvignon Blanc debido a su terroir, condiciones climáticas  es diferente a su expresión en América y de ahí es que en los Estados Unidos esta cepa se tomaba como un vino poco serio, sin carácter incluso dulce y en algunos casos lo llegaron a describir como mediocre.   


Para final de los 60, Robert Mondavi, uno de los máximos exponentes de la vitivinicultura Americana, producía vinos a partir de Sauvignon Blanc, aunque eran vinos amables y de grandes características, su éxito en ventas no era nada halagador, pues la fama precedía a éste tipo de vino en dicha región y fue entonces que en 1968 luego de vivir en Francia decidió cambiar la forma de producción de ésta varietal pasando su elaboración del estilo Americano al estilo Francés y armar un nuevo proyecto de marketing actualizado. 



Se trata de cambiar completamente el estilo de un vino dulce y sin presencia a un vino elegante y seco de gran aroma, esto lo logró realizando la fermentación en barrica y dejando que las levaduras consumieran todo el azúcar para llegar a un vino seco de complejas características, es aquí donde entra el vino llamado Fumé Blanc,  Robert Mondavi decidió llamarle así pues el estilo de elaboración era parecido al tradicional francés Pouilly-Fumé.

"Fumé" literalmente se traduce en "humo", pero esto no tiene nada que ver con un sabor "ahumado" en el vino, aunque eso es una noción popular. En cambio, se refiere a la niebla de la mañana que cubre el Valle del Loira y es "tan gruesa como el humo". Cualquier olor a humo o sabores en Sauvignon Blanc para America, son de envejecimiento en barricas de roble tostado y definitivamente no se debe a cualquier aroma o carácter de sabor inherente a esta variedad de uva.

Para el Loira (Poully-Fumé) y Sancerre,   la composición de la tierra en estos viñedos produce un ligero aroma a humo, como si recién hubiéramos disparado una pistola y no por tener paso por barrica. 

Castillo de Molina. Sauvignon Blanc Fumé.
Aunque algunas bodegas pueden elegir la fermentación del barril de roble,  envejecimiento en roble o ambos, el uso de la palabra "Fumé Blanc" en una etiqueta no requiere que el vino fermentado  haya pasado por barril o tenido contacto con cualquier roble. 


"Fumé Blanc" es entonces simplemente un sinonimo aprobado para Sauvignon Blanc ya que no existen regulaciones que limiten el uso del "Fumé" en los vinos secos.  Incluso hay marcas que han embotellado el mismo vino bajo las diferentes etiquetas con el fin de ganar mayor espacio en los anaqueles.

Un verdadero "Fumé Blanc", es un vino seco que lleva su fermentacion en barrica, es de gran complejidad y pasa de poseer aromas de frutas tropicales como piña, guayaba y platano a melazas, esparragos, mango y manzana verde

Páginas web consultadas. 

-http://laparra-anda.blogspot.com. 
-http://winepros.org/
-http://www.deliciasdebaco.com 
-https://thetastinggroup.wordpress.com
-http://vinisfera.com. 


Salud!

Vicente A. González H. 








domingo, 26 de marzo de 2017

Cosecheros y Criadores...



Luego de encontrar en nuestro mercado Venezolano vinos de esta empresa Cosecheros y Criadores en España, veo con necesidad buscar, leer y poder transmitir un poco sobre ellos. 

Cosecheros y Criadores.

Cosecheros y criadores es un término histórico que marcaba la diferencia entre los históricos productores de vino para consumo rápido y comercio de gráneles (cosecheros) y las bodegas que, con el desarrollo del ‘Rioja moderno’ en la segunda mitad de siglo XIX, adoptaron el modelo bordelés de crianza y guarda de los vinos (criadores).

La Familia Martínez Bujanda fundó en Oyón en 1951 Cosecheros y Criadores, una bodega pensada desde un primer momento para la exportación de vinos de calidad y que en la actualidad está acogida a las indicaciones Vinos de la Tierra de Castilla y Vinos de España con variedad y añada.

La bodega cuenta con unas modernas instalaciones para la elaboración y con 6.000 barricas de roble americano y francés para la crianza de vinos innovadores y versátiles, para atender los gustos de los consumidores más ‘clásicos’ y los de tendencias más modernas.

Los vinos de Cosecheros y Criadores, son de una gran diversidad de estilos y presentaciones, lo que les permite cubrir casi la totalidad del segmento del mercado. Son vinos muy versátiles.

Cuenta con dos gamas clásicas que embotellan bajo las marcas Candidato y Casa Solar. Elaboraciones dirigidas a un público que demanda vinos afrutados pero con las notas de complejidad que aporta la estancia en roble. Por su parte, la marca Infinitus es una gama de vinos, moderna y de vanguardia, con una selección de uvas del amplio catálogo varietal para consumidores más abiertos a nuevas tendencias, acompañados de un diseño colorista y atrevido.

Cosecheros y Criadores dispone de las últimas tecnologías en bodega para atender elaboraciones tan diversas que atienden a los gustos de los consumidores de los casi 60 países donde se comercializan sus vinos.

Es importante saber que una de sus marcas,  “Candidato” presente en el mercado posee  productos diferentes como Candidato, Candidato 3 y Candidato 6, que significa los mese en barrica. Posee en esta marca, Tempranillo en tinto y Viura en blanco. 

Candidato 3, tempranillo





Candidato, Viura.

La familia Martinez Bujanda igualmente dispone de las Bodegas, Finca Antigua, Finca Valpiedra, Finca Montepedroso y Viña Bujanda.

Estimados amigos lectores, solo nos queda, comprar, llevar a la temperatura ideal y disfrutar.   

Fuente  

http://www.cosecherosycriadores.com/

http://www.di-masi.com




Salud y buen disfrute.


Vicente A. González H.
Instagram: @sociedadgastronomicademerida/@sumillervicente.
Twitter: @sociedadmerida/@sumillervicente